Páginas vistas en total

martes, 19 de agosto de 2014

La Palma "bajo las estrellas"

No suelo escribir ninguna entrada los martes, pero la fecha de hoy tal vez merece hacer una excepción, para no dejar pasar por alto uno de los acontecimientos que más interés generó en el pasado de nuestra localidad. Ese día La Palma del Condado fue noticia en los medios de comunicación no solo locales o provinciales sino también nacionales. El pueblo se vistió con las mejores galas para recibir al grupo musical de moda en España que comandaba todas las listas de ventas de discos.

Ha pasado el tiempo, yo diría que incluso bastante, aunque a los jóvenes palmerinos de finales de los ochenta y principio de los noventa nos quedará siempre en nuestra retina la imagen de un terreno de albero en la Avenida de la Zarcilla donde cada año a finales de agosto por un día, la cal de las líneas, el balón y las redes de las porterías desaparecían para dar paso a los altavoces, micrófonos e instrumentos musicales convirtiendo el campo de fútbol en un auditorio donde la música tomaba protagonismo sintiéndonos distintos por un momento. Esa noche las estrellas que cubrían el cielo de La Palma brillaban de forma diferente, mientras las otras llenaban de melodía y movimientos corporales el escenario que tapaba el montículo de tierra que hacía las veces de grada para aquellos cuyas entradas eran sin coste adicional.

Es fácil recordar aquellos grupos que inundaron de sonidos y notas musicales los veranos de La Palma. El Ultimo de la Fila, Mecano, La Unión  o No me Pises que Llevo Chanclas alteraban el ambiente tranquilo de nuestro pueblo por unas horas, junto con la llegada de gente de localidades cercanas o de otros sitios de Españas que pasaban su retiro estival en las playas del litoral onubense, puesto que eran grupos apoyados por los "modernos" de las ciudades. Estos forasteros con la novelería intentaban imponer sus costumbres apareciendo por primera vez la cultura del botellón en la calle, además de  adueñarse y robarnos la atención de las niñas del lugar por un rato.

De todos los conciertos, el que más impacto causó fue el celebrado el 19 de Agosto de 1989. Si la memoria no me juega una mala pasada estoy casi seguro que este acontecimiento ha sido el que más gente ha congregado en un recinto de nuestra localidad. Hoy se cumple el veinticinco aniversario de aquel macroconcierto bajo la luz de las estrellas que reunió a  más de trece mil personas cantando junto a Ana Torroja, Nacho Cano y José María Cano las canciones que eran conocidas en todo el orbe mundial. Quién no recuerda aun algunas de las letras que sonaron en la noche más musical jamás vivida en la localidad: "Hoy no me puedo levantar", "Hawaii-Bombay", "No hay marcha en Nueva York", "Mujer contra mujer" o "Cruz de navajas".

Puede que la nostalgia me supere que la melancolía se apodere de mi pensamiento más de lo normal, pero seguro que los que participamos del evento al leer estas líneas nos será muy fácil revivir las vivencias de aquel día, recordando al amigo o amiga que compartió con nosotros el momento tan especial, a la novia que hoy es la mujer de nuestra vida o aquel amor de juventud que tan feliz nos hizo sentir durante una época y que el tiempo se llevó como los conciertos que casi cerraban el verano palmerino.

Cinco lustros después me parecería un acierto la idea de  volver a recuperar las actuaciones del pasado, rescatando del baúl de los recuerdos aquella iniciativa de La Palma "bajo las estrellas". La Concejalía de Cultura en las vísperas de las fiestas patronales puede organizar esta actividad que ayudaría a atraer a los jóvenes de la localidad que se encuentran fuera pasando sus vacaciones y mantener el ambiente festivo del pueblo durante los días próximos al 15 de agosto.