Páginas vistas en total

sábado, 20 de junio de 2015

Hasta siempre. Mi capitán.

Han pasado siete años, desde aquel lejano 2008, cuando compareciste por primera vez en nuestra casa llegaste con el título de Campeón de Europa con el equipo nacional y venías con una misión complicada, ocupar el puesto del eterno Antonio Puerta. Desde ese momento instalaste cerca de tu corazón el símbolo que identifica el sentimiento de una afición, para poco a poco ir ganando terreno, adentrarse dentro y conquistar ese espacio consiguiendo que un niño nacido en Barcelona se sienta un sevillano más. Durante este periodo de tiempo has demostrado afecto y apego a una entidad, con tu forma de defender el escudo, nunca rehusaste una pelea, ni declinaste las funciones que el entrenador te encomendó, cumpliendo con dignidad y lealtad.
 
Hoy no se cierra una etapa, solo te despojamos de las insignias que te señalaban como un jugador de la plantilla del Sevilla FC. Es decir, desaparecen las formas pero debe asomar lo más importante el fondo. A partir de estos instantes te diferenciarán por tus gestos o acciones donde pondrás de manifiesto todo lo aprendido en esta entidad que siempre será tu casa. Recuerda no solo los títulos sino los valores aprendidos para lograr el éxito, lo importante no son las copas sino sentir la satisfacción del trabajo bien hecho, de haber dado el máximo sin escatimar esfuerzo.
 
Ahora debes afrontar una nueva etapa en tu vida profesional, para seguir creciendo en lo deportivo y personal, las experiencias que vivas a partir de ahora serán distintas, pero no olvides los principios que la afición te ha enseñado en este lugar, cuyas puertas no debéis cerrar porque este es el entorno donde tus hijos crecieron bajo el manto protector de todos los santos que llenan las iglesias de Sevilla y ellos los guiarán en todas las decisiones importantes a tomar en su existencia.
 
Llegado este punto quiero decirte que igual que arribaste, te vas con un trofeo bajo el brazo y cumpliendo de sobra con la gestión encomendada. Defendiste con creces el puesto de "La Zurda de Diamante", sabías de sobra que su sitio en el corazón del sevillismo no lo ibas a reemplazar porque esa parcela estará reservada para  el adolescente que creció a las espaldas del Gol Sur de Nervión. Sin embargo, hoy, te puedo decir que tu sustituto ocupará tu puesto en el once titular pero nunca tu espacio en el núcleo principal de nuestro cuerpo, porque te has ganado también tu terreno y nadie tendrá la potestad de usurparlo.
 
Para concluir comentarte que aquí jamás decimos "adiós" sino "hasta luego". Quédate con la idea que cada futbolista es recordado por algo diferente que lo hace disímil a los demás, cada uno aporta algo nuevo y algún recuerdo perdura en los seguidores. A título personal señalar que para mí eres uno de los grandes que ha pasado por el Sevilla FC, puesto que, junto a Javi Navarro, Palop y Rakitic has tenido el honor de recoger uno de los tesoros que han colmado de satisfacción a mi generación de sevillistas, abonada en nuestros inicios al sufrimiento.
 
Hasta siempre. Mi capitán.