Páginas vistas en total

miércoles, 23 de julio de 2014

#somosengañados.

 El Sevilla FC ha establecido desde el departamento de publicidad el "hashtag" #somos para completar con una palabra o frase el sentir de cada aficionado. La verdad que la idea me parece bastante acertada, además, la aceptación de esta propuesta se puede comprobar con la cantidad de etiquetas que aparecen en las redes sociales utilizando esta iniciativa. Siguiendo esta invitación voy a exponer como socio la sensación que me produce el seguir en la prensa diaria el mercado veraniego de fichajes. Me siento engañado por un presidente de la LFP que no mira por los intereses de un colectivo sino por el de dos equipos en particular.
 
Algunas veces me planteo si la letra P de las siglas representa la palabra "profesional" o "podrida" que es como está la competición que cada año se desarrolla en este país, donde, no podemos revelarnos contra el poder establecido. Es injusto leer titulares de prensa que consideran 10 millones de euros calderilla para llegar a un acuerdo por un futbolista, mientras, en la misma liga hay equipos que no podrán gastar ese dinero para completar su plantilla. Hasta hace pocas décadas el Real Madrid y el Barcelona solo podían ejercer su tiranía con los equipos españoles fichando a sus jugadores, pero hoy en día esta forma de actuar se ha extendido hacía cualquier entidad del planeta tierra.
 
El panorama del mercado de fichaje ha cambiado ahora son los equipos extranjeros los que están desmantelando nuestra liga. Este hecho se puede demostrar con un ejemplo muy clarificador. En la Eurocopa 2008, la selección española que fue campeona tenía una composición donde se incluían jugadores de nueve equipos de nuestra competición, entre ellos, algunos que hoy se encuentran en 2ª división aquejados de grandes problemas económicos, tan solo, un equipo extranjero tenía representación el Liverpool. Si analizamos la convocatoria del último mundial solo tres equipos españoles han aportado componentes a la selección, frente a los seis equipos de fuera de nuestras fronteras que han cedido futbolistas al equipo nacional.
 
Creo que ha llegado el momento de tomar medidas para que esta situación revierta por el bien del futbol nacional. Los aficionados de 29 instituciones tenemos el derecho de no tener la sensación que somos estafados por una organización que está faltando al respeto a aficiones y entidades con muchos años de historia. Es el momento de levantarse y luchar contra esta serie de señores que solo rinden pleitesía al fuerte para seguir manteniendo su puesto. Debemos pensar que la unión hace la fuerza y si es necesario los presidentes de los clubes tienen la obligación de alzar su voz para igualar una competición que se muere a pasos agigantados.
 
Viendo este panorama que asola nuestro entorno cada vez me parece más magnánimo y debemos dar el valor que se merece a los títulos que hemos conseguido en este inicio de siglo. Como dijo nuestro representante en el salón de plenos del ayuntamiento, después de ganar la Copa del Rey del 2010: "sevillistas #somosmuygrande".